Autoconsumo residencial

Autoconsumo residencial

La energía siempre ha sido un servicio básico que la mayoría de los ciudadanos ha tenido que hacerse suministrar por alguna de las múltiples compañías eléctricas con presencia local, y estando estrictamente regulada, sin espacio para la competencia de los consumidores. Por suerte, esto ha cambiado desde que el Gobierno ha regulado las instalaciones de autoconsumo fotovoltaico con la aplicación del Real Decreto 244 /2019, firmado en octubre de 2019.

Las instalaciones de autoconsumo residencial consisten en la instalación de paneles solares en el tejado de su vivienda, con lo que parte o la totalidad de la electricidad a consumir se obtiene directamente de los paneles solares.

¿Qué tipos de autoconsumo existen?

Suministro de autoconsumo sin excedentes

Con este paquete, su instalación está dotada de un dispositivo antidesvío que impide que la energía generada por su instalación de autoconsumo se vierta a la red eléctrica general.

Suministro de autoconsumo con excedentes

Con este paquete, los excedentes de energía que generes se vierten a la red de transporte y distribución. Entonces tiene la opción de adquirir un mecanismo de compensación de excedentes. Es decir, el precio de la energía excedente generada por tu instalación de autoconsumo y consumida por otros usuarios se resta de tu factura: el valor económico de los kWh que aportas a la red se descontará de tu factura de consumo mensual, con lo que ahorrarás dinero.

Contacto


    He leído y acepto la política de privacidad