Combinación: Termo eléctrico más placas solares

En un mundo cada vez más consciente del cambio climático y la importancia de la energía renovable, la combinación de placas solares y termos eléctricos se presenta como una solución ideal para aprovechar al máximo el poder del sol. Estas dos tecnologías trabajan en sinergia, permitiendo generar electricidad y calor de manera eficiente y sostenible. 

En este post, explicaremos cómo combinarlos puede maximizar la eficiencia energética y brindar beneficios significativos.

Los termoeléctricos, también conocidos como paneles solares térmicos, aprovechan la energía solar para calentar agua o fluidos. Estos paneles están compuestos por tubos absorbentes que capturan la radiación solar y la transfieren al agua o fluido que circula por ellos. A medida que el líquido se calienta, puede utilizarse para calentar el agua de los grifos, alimentar sistemas de calefacción o incluso generar vapor para producir electricidad.

Para el calentamiento de agua en el hogar se puede utilizar la electricidad generada a partir de tus paneles solares fotovoltaicos ya que te permitirán tener agua caliente sanitaria en casa gracias a la energía del sol. 

Al combinar placas solares y sistemas termoeléctricos, se puede lograr una mayor eficiencia energética. Este enfoque aprovecha la radiación solar para generar electricidad a través de las placas solares y, al mismo tiempo, recoge el calor residual generado por las placas solares y lo utiliza para generar electricidad adicional mediante los sistemas termoeléctricos. Esto implica aprovechar al máximo la energía solar y reducir el desperdicio de calor, mejorando así el rendimiento global del sistema.

 

Ventajas de la combinación

        • Aprovechamiento integral de la energía solar: al combinar placas solares y sistemas termoeléctricos, se utiliza tanto la energía fotovoltaica como la energía térmica del sol, lo que aumenta la producción de electricidad y reduce la dependencia de otras fuentes de energía.
        • Eficiencia energética mejorada: la captura de calor residual de las placas solares maximiza el uso de la energía solar, lo que permite obtener más electricidad de la misma cantidad de radiación solar.
        • Aplicaciones versátiles: esta combinación puede utilizarse en diversas aplicaciones, como sistemas de generación de energía residenciales, comerciales e industriales, sistemas de agua caliente y calefacción.

 

¿Cómo funcionan los termos eléctricos por acumulación?

En los días más soleados esta energía se destina a abastecer el consumo de calentamiento de agua y pueden aprovechar el 100% de la electricidad generada. Una vez abastecida el exceso de energía se utiliza para cargar las baterías. Actualmente, se trata del uso y aprovechamiento más efectivo de la energía eléctrica generada a partir de paneles fotovoltaicos. 

En los días que la generación de energía solar sea insuficiente, esta se destinará únicamente al consumo doméstico. Y si en algún momento no queda energía solar restantes, estas se podrán recargar de la red de energía. Por esta razón, los calentadores de agua solar no son los más recomendados en zonas geográficas donde las horas de sol al año, no sean demasiadas.

 

¿Cuántas placas solares hacen falta para hacer funcionar un termo eléctrico?

En promedio, se necesitan entre 4 y 8 placas solares para alimentar un termo eléctrico en un piso de 100m2. Esto se debe a que los termos eléctricos generalmente consumen entre 1.5 y 3 kilovatios-hora (kWh) de energía por día.

 

¿Cómo saber la capacidad de tu termo eléctrico solar?

Una persona gasta al día entre unos 60 y 120 litros, por lo que solo tendrías que multiplicar el número de personas que residen en la casa por los litros mencionados anteriormente.

 

¿Cuánto tiempo tarda en calentar el agua un termo eléctrico solar?

Aunque todo depende del clima del lugar donde se encuentre instalada la placa solar, se puede estimar un tiempo aproximado a 3 horas para calentar la cantidad de agua que necesita una o dos personas para bañarse y unas 6 horas para calentar toda el agua de un calentador solar. 

En definitiva, la combinación de placas solares y sistemas termoeléctricos proporciona una solución eficiente y sostenible para generar electricidad y aprovechar el calor solar residual.

A medida que avanzamos hacia un futuro más sostenible, esta combinación tiene el potencial de desempeñar un papel clave en la transición hacia un sistema energético más limpio y sostenible.